María García Puyol creció entre conversaciones de ciencia con su madre y la afición por la tecnología, las matemáticas o la física. Ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad de Málaga, su ciudad, el programa Erasmus y el Politecnico di Milano la tentaron en cuarto curso. Era el paso previo a otro salto de más envergadura: se hizo con el premio al mejor Proyecto Fin de Carrera y al expediente académico más brillante en 2011. Se lo otorgaron por el trabajo desarrollado en el Centro Aeroespacial Alemán – DLR, ubicado a las afueras de Münich basado en el posicionamiento de peatones en interiores para ubicar a personas dentro de edificios, objeto también de su doctorado, que llevó a cabo en el propio DLR.

Si quieres conocer más de la trayectoria de esta ingeniera andaluza que además colabora con diversas actividades para aumentar las vocaciones STEM entre las niñas, pincha aquí.