En su 40ª edición, el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica ha premiado a cuatro destacados matemáticos: el francés Yves Meyer, la belga Ingrid Daubechies, el australiano Terence Tao y el también francés, residente en EEUU, Emmanuel Candès. Así, estos cuatro destacados matemáticos comparten el galardón.

El reconocimiento ha sido concedido por sus “contribuciones pioneras y trascendentales a las teorías y técnicas modernas del procesamiento matemático de datos y señales”, ha destacado la Fundación Princesa de Asturias. “Estas son base y soporte de la era digital -al permitir comprimir archivos gráficos sin apenas pérdida de resolución-, de la imagen y el diagnóstico médicos -al permitir reconstruir imágenes precisas a partir de un reducido número de datos- y de la ingeniería y la investigación científica -al eliminar interferencias y ruido de fondo-“.

Los cuatro premiados tienen en común haber realizado trabajos pioneros en la teoría de las ondículas (o wavelets, en inglés) y otras técnicas matemáticas relacionadas, las cuales han proporcionado nuevas herramientas matemáticas con múltiples aplicaciones tecnológicas. Así, las técnicas matemáticas desarrolladas por los premiados están siendo fundamentales, por ejemplo, para interpretar las imágenes del telescopio espacial Hubble o la detección de ondas gravitacionales con el observatorio Ligo. En general, numerosos campos relacionados con el tratamiento de imágenes y otra clase de datos, incluida su compresión, pueden beneficiarse de esta clase de herramientas.

Meyer y Daubechies, esta última a quien dedicamos el titular, sentaron las bases de esta revolución científica y tecnológica a partir de los años 80, mientras que, ya entrado el siglo XXI, la colaboración entre Tao y Candès derivó en un nuevo impulso para lograr la reconstrucción eficiente de datos dispersos basados en muy pocas mediciones.

Y es que se trata de cuatro científicos de prestigio internacional, que ya habían recibido importantes distinciones. Sobre todo, en el caso de los dos más veteranos. Daubechies, nuestra protagonista, por su parte, recibió el V Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas, también por su trabajo con las ondículas, “que han derivado en un nuevo enfoque científico de la compresión de datos con gran impacto en multitud de tecnologías”, destacaron entonces los responsables de ese galardón, que concede la Fundación BBVA. Asimismo, esta científica, catedrática en la Universidad de Duke (Estados Unidos), ha sido la primera mujer en ganar el Premio Frederic Esser Nemmers en Matemáticas (2012) y también la primera en presidir la Unión Matemática Internacional.

Para terminar, resaltamos que en su anterior edición, el Premio Princesa de Asturias en Investigación Científica y Técnica recayó ex aequo en dos mujeres, en las biólogas Joanne Chory, estadounidense, y Sandra Myrna Díaz, argentina, cuyas respectivas investigaciones, complementarias aunque realizadas por separado, “permiten cuantificar la importancia de la conservación de la biodiversidad funcional para garantizar los beneficios que los ecosistemas prestan a la Humanidad.”, según valoró en 2019 el Jurado.

Si quieres descubrir más sobre los galardonados, así como de los premios Princesa de Asturias, sigue leyendo este artículo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies