El Libro blanco de mujeres en el ámbito tecnológico es el resultado de una investigación realizada por la Secretaría de Estado para el Avance Digital, dependiente del Ministerio de Economía y Empresa, para presentar el estado de la brecha de género digital en el territorio español. Los cinco capítulos que constituyen el libro abordan desde una perspectiva de género el contexto tecnológico del año 2018 a nivel nacional e internacional. El presente artículo pretende acercar brevemente los resultados del libro a aquellos docentes interesados en potenciar la vocación tecnológica a partes iguales en los niños y las niñas.

El primer capítulo del libro remite al contexto actual en lo que se ha denominado “Cuarta revolución industrial”. Esta revolución supone que en el futuro inmediato, en los próximos 20-30 años, habrá 26 millones de empleos, en su mayoría realizados por mujeres, en riesgo de ser desplazados por la tecnología. Esta “ocupación” de empleos mayoritariamente femeninos, se traducirá en un aumento de mujeres desempleadas. Por otro lado, se hace hincapié en los beneficios económicos que tendría la incorporación de la mujer en el mercado tecnológico ya que aumentaría el PIB lo cual mejoraría la economía.

La nueva alfabetización viene de la mano del aprendizaje de código, actualmente presente en algunas escuelas de España y es parte de la agenda del Ministerio de Educación y Formación Profesional con el objetivo de ofrecer una educación de calidad y con futuro profesional a los ciudadanos.

El segundo capítulo realiza una descripción exhaustiva de los factores de impacto por el que se incentiva el desinterés de las niñas y jóvenes con la tecnología y, por tanto, se acrecienta la brecha digital de género. Entre los factores están:

Socioculturales

Basados en los estereotipos de género que estipulan que la mujer se encarga de profesiones dedicadas a los cuidados, afectos, la estética, la dulzura, la belleza, emotividad, sensibilidad o ternura mientras que el hombre está más ligado a la racionalidad, fuerza, rudeza, valentía, competitividad o independencia.

 

Ámbito familiar

El empleo y la ocupación de los progenitores afecta directamente a la elección futura de los alumnos y alumnas en edades tempranas. Así, si los padres y madres son ingenieros se dan más probabilidades de que las hijas quieran ser ingenieras.

 

Psicosociales

Estereotipos de género que afectan a las propias habilidades. A partir de los 6 años comienzan a infravalorarse las cualidades en base a clichés. Los hombres son más vistos como brillantes lo que se traduce en niñas con falta de autoestima en las ciencias.

 

Ámbito educativo

A partir de los 6 años se establecen ideas preconcebidas y muy asentadas de los roles de género. El libro habla de un “currículo oculto” en la que el lenguaje tanto escrito como oral, el lenguaje de los libros escolares, la falta de reconocimiento de la contribución de las mujeres al conocimiento, además del uso de la imagen del científico brillante hombre influyen en la baja autoestima de las niñas en ciencias. Es por esto que se estima necesario modelos femeninos en el aula de ciencias, como científicas e ingenieras a lo largo de la historia o jóvenes actuales que estén llevando a cabo iniciativas tecnológicas.

 

“Los estereotipos construyen barreras para la realización de elecciones individuales” Comisión Europea. El libro blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico (Pág. 44).

 

Como recoge el libro, algunos colegios están llevando a cabo charlas para romper los estereotipos de género y destaca el papel del profesorado para evitar la frustración de las niñas. Según el estudio, los niños obtienen mayor atención del profesorado, mientras que las niñas son tratadas con términos como “cariño”, los niños son tratados de “colegas”, se les elige más para liderar, se les pregunta más, se hace referencia a que los niños “se les da bien” y, en las evaluaciones, los profesores suelen puntuarles mejor en matemáticas. Esta última afirmación es resultado de un estudio en el que analizaron las calificaciones de los profesores sabiendo la autoría del examen y sin saberlo, se concluyó que, inconscientemente, los profesores tienden a calificar mejor en matemáticas a los niños que a las niñas. Como consecuencia de los estímulos a través del profesorado, el rendimiento de las niñas se ve afectado.

Otros de los aspectos que afectan a la elección de materias STEM en las niñas es el estereotipo y prejuicio de la informática. Los informáticos son vistos como “bichos raros”, introvertidos, con problemas de sociabilidad, frikis o extravagantes, amantes de los cómics y de la ciencia ficción. La ambientación en el aula también influye ya que las niñas prefieren un aula no estereotipada, sin carteles de Star Trek o de películas del mismo estilo. Otra de las soluciones que propone el libro para la motivación en TIC es la introducción de las nuevas tecnologías en el currículo académico de forma transversal.

 

Ámbito informal

Los juegos, el marketing sexista existente en los juguetes STEM. El 31% se encuentra en la lista de juguetes categorizados para ellos, y un 11% de juguetes para niñas. Además, la simple idea de que existen juguetes para niños y para niñas afecta a la continuidad de la brecha de género.

Mujeres observando la pantalla de un ordenador. Imagen recurso de Pixabay.

Todos estos factores influyen en que, una vez llegados a la FP Básica y demás ciclos formativos, el 3% de estudiantes sean mujeres, y en los niveles universitarios tecnológicos, las mujeres representen un 12% en estudios TIC y de informática. En concreto, según el informe de “Mujeres en la economía digital” en 2017, el 34,7% del total son hombres con estudios universitarios en el área de la tecnología mientras que el porcentaje de mujeres se quedaba en el 7%.

El tercer capítulo del libro blanco se centra en el mundo laboral digital, las profesiones TIC y empleos digitales. Según datos de Eurostad para España, solo el 15,6% de los especialistas TIC eran mujeres en 2017 y la tendencia mostraba que el número de profesionales masculinos tendía a aumentar mientras que la presencia femenina menguaba. Además, el libro recoge la desigualdad a la hora de tener hijos ya que esta decisión afecta más a las mujeres en su carrera profesional. El estudio “Women in the digital Age” destaca que la etapa reproductiva es la etapa más crítica en las mujeres.

Entre otros de los aspectos a destacar están las dificultades para acceder a financiación en caso de querer emprender y el acoso sexual en los entornos tecnológicos. En este ámbito es la desigualdad salarial que también acrecienta la discriminación siendo el salario inicial para las mujeres entre un 4% y un 45% menos que el de los hombres. Pese al aparente panorama negativo, el libro recoge varias iniciativas relevantes que ayudan a revertir esta situación. Algunas de ellas son: DG connect, Women’s age, PAEM, AMIT, MujeresTech, Woman Talent, Gentalent o Innovatia.

El capítulo número cuatro titulado “Los videojuegos” realiza un acercamiento a la discriminación sexista que existe entre los jugadores de videojuegos pese a que, según los datos registrados, el 44% de mujeres son jugadoras. Con relación al salario, la revista Game Developer, las mujeres cobran un 25,3% menos de media que los hombres.

 

Discriminación de los algoritmos

 

El último capítulo del libro habla de un aspecto muy importante y al mismo tiempo menos conocido, este es, la discriminación de género de los algoritmos. Los datos demuestran que hay un sesgo de género en los modelos predictivos. Por ejemplo, en los buscadores, si se escribe el término CEO, la casi totalidad de las imágenes mostrarán a un hombre lo cual mantiene la asociación estereotipada de los negocios y los puestos de responsabilidad como algo masculino.

robot mirando a la cámara

Robot mirando a cámara. Imagen recurso de Pixabay.

Destaca el hecho de que los profesionales TIC, desarrolladores de los algoritmos, son susceptibles de transmitir sesgos de género, edad o raza en muchos casos de forma inconsciente, aún si la decisión ha sido tomada a partir de criterios considerados objetivos. Un ejemplo claro de esta discriminación lo pone en los algoritmos de Google, los cuales muestran empleos más prestigiosos y mejor pagados a los hombres.

“La ausencia de mujeres y de diversidad en general, en los equipos que desarrollan la tecnología, y la IA en particular tiene consecuencias directas en los resultados de la innovación tecnológica y en la sociedad”. El libro blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico (Pág 116) 

El aumento del número de mujeres en programación y desarrollo de software podría beneficiar la reducción de esta discriminación de los algoritmos. Para llegar a esta situación, es necesario comenzar en edades tempranas a motivar a las más pequeñas sobre la tecnología y promover la vocación de profesiones STEM.

En esta sección de chicaSTEM contamos con algunos recursos, noticias e iniciativas que pueden utilizarse para este propósito. Juntos podemos contribuir a una sociedad más igualitaria que ofrezca las mismas oportunidades para todos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies