Sara Tardón, Andrea Corrons y Cristina Jiménes son los nombres de estas tres desarrolladoras que encontraron su pasión en la creación de videojuegos. Debido a la desinformación de las carreras y el funcionamiento de la industria del videojuego, tuvieron algunas complicaciones para conocer dónde se encontraba el trabajo que buscaban. Sin embargo, años de prácticas y búsqueda les han llevado a trabajar en un juego que cuenta con más de medio millón de euros para su creación.

Cristina, graduada en bellas artes, encontró su pasión en el dibujo y, tras intentar abrirse camino en el mundo del cómic, encontró su lugar como ilustradora digital. Andrea, graduada en diseño, aprendió artes visuales y fotografía entre otras aptitudes en el estudio donde realizó 10 meses de prácticas. Sara, a diferencia de las demás, encontró unos estudios directamente relacionados con aquello que quería hacer y estudió la carrera de Desarrollo y Diseño. Al terminar, comenzó unas prácticas en el estudio en el que lleva trabajando como artista 3D ya tres años, el CremaGames.

“Tu vida es tuya, así que lucha por lo que quieras hacer” declara Cristina en una entrevista realizada por RedBull (Octubre 2019).

Las  salidas profesionales relacionadas con el mundo del videojuego parecen no dejar de crecer. Ejemplo de ello es la historia de estas tres desarrolladoras que, ligadas a su expresión artística, han logrado hacerse un hueco en la creación de videojuegos.

Si quieres conocer la historia completa puedes visitar el artículo aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies