De los más de mil profesionales de numerosos países de todo el mundo que participaron en la construcción del satélite europeo «Solar Orbiter», hay una muy especial, la ingeniera química sevillana Ana León González. Ella fue la última persona en entrar en la nave dentro del «fairing» (carenado) antes de que se cerraran sus puertas para ser lanzada desde Cabo Cañaveral. Su trabajo, mantenerlo libre de contaminación, es fundamental para el éxito de una misión que durará siete años y se adentrará más allá de la órbita de Mercurio a partir del año 2022.

Si quieres conocer de primera mano la experiencia de esta profesional en este gran proyecto, pincha aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies